Un algoritmo describe el proceso de resolver un problema dado usando una secuencia de instrucciones bajo reglas específicas.

Estas instrucciones forman una guía paso a paso para las operaciones aritméticas en el ordenador. Los algoritmos son indispensables en el mundo moderno, y van desde los más simples en las máquinas de café, hasta los más complejos como, por ejemplo, el algoritmo Page Rank de Google.

Algoritmo

Un algoritmo describe un procedimiento para resolver un problema dado usando una secuencia de instrucciones bajo reglas específicas.

Cómo funciona un algoritmo

Dado que un algoritmo representa una especie de guía de instrucciones, su funcionamiento se puede representar muy bien mediante un diagrama de flujo. Un comando de entrada conduce a una secuencia de diferentes instrucciones que se procesan a una secuencia de diferentes instrucciones que se procesan una tras otra y, por lo tanto, conducen al resultado deseado.

Programar un algoritmo simple no es particularmente difícil. En pocas palabras, transforma todas las operaciones aritméticas requeridas en una guía, que ahora sigue el algoritmo y, por lo tanto, llega a un resultado. Esta funcionalidad básica se vuelve cada vez más compleja de programar con problemas más sofisticados. Por eso, existen métodos en los que el algoritmo se crea a sí mismo y también puede evolucionar. Este es el caso, por ejemplo, del aprendizaje profundo (Deep Learning) y algunos métodos de aprendizaje del aprendizaje automático (Machine Learning).

Ejemplos de un algoritmo

Los algoritmos se pueden encontrar en todos los campos.

Hay algoritmos clásicos, por ejemplo, en:

  • Sistemas operativos
  • Electrodomésticos
  • Software, como sistemas de nómina

Pero también hay algoritmos complejos, que se desarrollan aún más mediante inteligencia artificial, como:

  • Asistentes de navegación
  • Motores de búsqueda
  • Sugerencias de servicios de transmisión
  • Sugerencias de comercio electrónico

Algoritmos en el futuro

Los algoritmos forman la estructura básica para la solución de muchos problemas por ordenador. Los algoritmos clásicos siempre tendrán su derecho a existir en informática, son relativamente fáciles de programar, y cumplen constantemente con sus tareas. En su lugar, algoritmos más potentes conducen a la inteligencia artificial. Este desarrollo fue y está siendo impulsado por Big Data (grandes cantidades de datos) y es imposible imaginar el mundo actual y futuro sin él.

Fuente:

KI Revolution