¿No se te dan bien las matemáticas y, por lo tanto, no tienes confianza en poder aprender programación? Un estudio realizado por la Universidad de Washington afirma que las habilidades lingüísticas son mucho más importantes para aprender un lenguaje de programación que las habilidades matemáticas para programar.

Investigadores de la Universidad de Washington descubrieron que las habilidades lingüísticas se correlacionan mucho más con la capacidad de aprender un lenguaje de programación que las habilidades matemáticas básicas o las habilidades aritméticas. Por lo tanto, aprender a codificar está estrechamente relacionado con la capacidad de aprender un nuevo lenguaje.

Al aprender un lenguaje de programación, los alumnos también tienen que aprender su sintaxis, gramática y vocabulario, y ver cómo interactúan estos factores al comunicar objetivos e intenciones. El proceso es casi equivalente a aprender un idioma extranjero.

No hay bases de datos para la correlación de las habilidades matemáticas y de programación

Muchos de los obstáculos que impiden a las personas aprender a programar, se basan en el supuesto de que las habilidades matemáticas son un requisito básico. No hay una base de datos para esto, dice Chantel Prat, profesor asociado de psicología en la Universidad de Washington y autor principal del estudio. Aprender a programar es difícil. Sin embargo, en un mundo laboral cada vez más digitalizado, la programación se está convirtiendo, cada vez más, en una competencia clave.

Como parte del estudio, los investigadores examinaron las habilidades neurocognitivas de un grupo de prueba compuesto por 36 adultos. Después de una serie de pruebas, en las que los participantes de la prueba fueron evaluados por su capacidad de pensar, así como por sus habilidades lingüísticas y matemáticas, tuvieron que completar una serie de unidades de enseñanza online y tareas relacionadas con el lenguaje de programación Python.

Los más exitosos fueron aquellos que tenían una combinación de altas habilidades para resolver problemas y fuertes habilidades de lenguaje. Pruebas adicionales para verificar si estos resultados se pueden replicar en conexión con otros lenguajes de programación, cuya sintaxis no es tan parecida a los lenguajes naturales como Python, ya están siendo planificadas.

Reducir los prejuicios

En el mundo laboral actual centrado en la digitalización, las habilidades de programación se consideran un impulso profesional que abre una gama de oportunidades profesionales. Sin embargo, la programación se asocia principalmente con las matemáticas y la tecnología.

Las ofertas universitarias para aprender un lenguaje de programación, se ubican casi exclusivamente en departamentos de TI y en ingeniería.

Otro estudio realizado por la Universidad de Washington, mostró en este contexto que esta percepción, y los requisitos formales para participar en el aprendizaje de programación, refuerzan el prejuicio de que la programación es una actividad para la cual se requieren habilidades con connotaciones tradicionalmente masculinas. Esto, a su vez, podría disuadir a las mujeres de intentarlo.